martes, 23 de febrero de 2010

MÁS DE NOCHE Y OTRAS APARICIONES (1985) DE MANUEL MAGÍL GIRALDO

Por: Miguel Cortés


Manuel Giraldo Magíl nació en el Líbano (Tolima) en 1951. Ha publicado, entre otras obras, Conciertos del desconcierto que fue la ganadora del concurso de Novela Colombiana de la Editorial Plaza Janes y el libro de cuentos Más de noche y otras apariciones. Esta obra se inscribe en el género del terror porque las acciones se desarrollan en paisajes sombríos, los personajes experimentan el miedo por lo desconocido. Acudiendo a Rafael Llopis, lo que “Caracteriza al verdadero cuento de terror es la aparición de un elemento sobrenatural e inexplicable totalmente irreductible al universo conocido”.

Esas cuestiones sobrenaturales se presentan en el cuento “Enemigo Prefabricado”. Aquí el protagonista es un hombre que al salir de la oficina donde trabajaba se dirigió a la calle y allí tiene la extraña sensación de sentirse perseguido por una sombra. En este relato se describe el miedo y el temor experimentado por el personaje quien se presenta a los fantasmas, seres extraños que él mismo ha fabricado en su mente: “No estaba seguro, pero cuando dejó las puertas del cine le pareció ver una sombra que se adelantaba en el camino…creyó sentir un roce frio pasar a su lado y una sensación de muerte lo invadió” (57).

En “el enemigo prefabricado” se pretende producir miedo al lector a través de una atmosfera sombría, la cercanía de la muerte, las calles oscuras donde transitan seres fantasmales y los ruidos de pasos. En términos generales el cuento confronta al lector con el enemigo prefabricado que se alimenta y crece con nuestros miedos y temores. Así lo señala el narrador: “Cualquier intento de defensa es inútil, está condenado al fracaso y el enemigo estará presente y se hará real en el momento menos esperado, y si no existe, lo mejor es inventarlo” (36).

El misterio también es producido en “Inicio de viaje”. En este cuento se narra la historia de un joven, quien al quedarse huérfano debe vivir en una mansión con su tía cuarentona. Ella siente deseo por su sobrino y es por eso que cada noche tenia encuentros eróticos y sexuales con él: “le pedí besar sus senos caídos y él, obedecía mientras ella transportaba una de sus manos hasta el medio de las piernas, y con la suya le iba introduciendo primero un dedo…hasta que se retorcía sobre el en un grito ahogado de amor reprimido” (11). Después de esas experiencias carnales, la tía muere y el muchacho se convierte en su heredero, de ahí que el decide realizar un viaje en el que conoce, a una mujer que le atrae. Luego de una efímera relación, el muchacho sufre un accidente automovilístico. Al final el muchacho es subido a una camilla y mira al otro lado de la calle donde se ubica el cementerio donde fue enterrada la viuda, y la mujer que conoció horas antes del accidente. En el cuento se alude al inicio del viaje; el de la muerte que es vista y asumida como un evento inexplicable y totalmente desconocido para los seres vivos.

La cercanía de la muerte también es experimentada por el personaje del cuento “La organización no abandona”. Aquí un hombre que trabaja para una organización que comercia con drogas ilícitas, es acusado por las autoridades por detonar una bomba cerca de la universidad donde vendía la marihuana. Confundido porque el hombre no sabe por qué ha sido declarado culpable y recluido en un calabozo, el personaje empieza a tener una serie de pesadillas causadas por el aislamiento y por la acusación de “Terrorista” que para él es absurda.

En el calabozo el hombre es torturado no solo físicamente por las autoridades, sino que él mismo experimenta su propia tortura sicológica al tener una serie de delirios y pesadillas, como lo siguiente:

“Una vez el sonido de cadenas se escuchó y el chirriar de la llave sonó mas fuerte que nunca y le pareció que la humedad y el olor nauseabundo del calabozo crecían alimentados por su cuerpo”. Esa experiencia tan dura de sobrellevar, linda con lo absurdo, con la pesadilla, y termina cuando el personaje despierta en un hospital de la ciudad, recibiendo los cuidados de las enfermeras y médicos. Es por eso que el hombre siente el temor de volver a ser arrancado de aquella comodidad; al final el personaje recibe la visita de un extraño hombre al parecer de la organización ilícita a la que pertenece y le confirma que el juez que lo condeno ha sido trasladado.

El cuento “La organización no abandona” cuenta con una particularidad en su construcción que radica en el juego contante entre los planos de la realidad y sueño, porque el muchacho acusado se sumerge en otros estados del inconsciente (pesadillas-delirios) para de alguna forma ser castigado por sus errores pasados y es desde ese estado inconsciente que el personaje se encuentra con lo macabro, lo absurdo, y lo contradictorio.

En la obra de Manuel Giraldo, se recrea el universo de lo sobrenatural e inexplicable: fantasmas, ruidos nocturnos, sombras extrañas, personajes que desaparecen de la nada, los demonios que los seres humanos fabricamos con nuestros miedos, temores o en nuestras pesadillas. Podemos pues aventurarnos en la lectura del cuento de terror los cuales despiertan el asombro ante una dimensión desconocida y misteriosa. Así mismo las narraciones que componen Más de una noche y otras apariciones es una obra que le permite al lector entenderse con aquellos temores, angustias, culpa y con los caminos sombríos y ocultos de nuestro inconsciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada