martes, 23 de febrero de 2010

OJOS DE ARENA (1983) DE JAIRO RESTREPO GALEANO

Por: Leidy Forero

Jairo Restrepo Galeano nació en Lérida (Tolima) en 1951. Es antropólogo de la Universidad Nacional de Colombia y fue finalista en el Concurso Nacional de Cuento Ciudad de Ibagué 1980. Ha publicado cuatro novelas (Cada día después de la noche, Narración a la diabla, Puertas cerradas y Soledad para dos) y un libro de cuentos titulado Ojos de arena.

Ojos de arena se compone de ocho narraciones que se caracterizan por su brevedad y por su lenguaje pulido, conciso que, en ocasiones se torna poético; así se puede evidenciar en las siguientes imágenes de los cuentos “El olor de la ceniza” y “El ascensor”: “El hombre buscó hilos convenientes al tejido del olvido” (8), “son aire, son vacío, son tan livianos que no saben si son espuma o telaraña para atrapar otra manera de sentir la vida… La mujer hila su preocupación igual que la noche hila sombras” (13-14). Las anteriores imágenes evocativas y que alcanzan cierta poeticidad, crean una atmosfera envolvente y nos conecta con el ámbito de lo desconocido y absurdo. De hecho, las historias que integran Ojos de arena se presentan escenas terroríficas y sobrenaturales.

Así mismo, narrativamente Ojos de arena presenta el tópico de la muerte y la incertidumbre que genera en el ser humano cuando ella está cerca o llega definitivamente. Así lo expresa el narrador de “El velo de la noche” quien sufre la persecución de una extraña mujer que atormenta su espíritu: “El terror vibró en mi pecho. La mujer se dio vuelta y siguió mis pasos a una distancia prudencial” (27).

Las imágenes reiterativas sobre la muerte, los espacios sombríos donde se desarrollan las acciones, los acontecimientos de corte fantástico y sobrenatural, así como la inquietud y el miedo que suscitan las narraciones que integran Ojos de arena nos permiten ubicarlo en el género del cuento de terror que, como lo afirma Edgar Allan Poe “es toda aquella composición literaria, generalmente de corte fantástico cuyo principal objetivo es provocar en el lector terror, miedo o escalofrió” . Por ejemplo, en el primer cuento titulado “Jazmín” se cuenta la historia de Marcos quien siente en su cuerpo y espíritu la presencia de la muerte, así como la angustia que en él produce la ceremonia fúnebre de un hombre del pueblo: “el miedo le crece como solda burbujas por su pecho de cincuenta años…seis hombres cargan el ataúd, detrás de ellos el olor de los vivos que acompañan la eternidad apacible de Antonio Ríos” (7).

Los cuentos de Ojos de arena exploran la sicología del ser humano, las sensaciones de terror e incertidumbre que los hombres experimentamos cuando la muerte los acompaña. También la obra nos muestra y recrea el lado oscuro de la existencia humana; sus miedos, sus propios fantasmas, sus angustias y sus culpas.

En Ojos de arena el tema de la muerte se representa de forma simbólica. Así se perciben “Oscuras maniobras” en que la muerte es representada con la imagen de un tren que aparece de repente, sin un previo aviso. Comenta el narrador de este cuento: “Lo ve salir de la niebla, grande, ruidoso y absurdamente negro”.

De esta forma la obra de Jairo Restrepo Galeano nos introduce en un mundo de sombras, de lo eterno, de fantasmas, y de muertos que logran poner en abismo la fortaleza del ser humano cuando espera la ineludible llegada de la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada